Ejemplos de Smart Contracts o contratos inteligentes en España

Escrito por: Silvia Solera El 11 de feb

Temas: Smart Contract

Desde que nacemos, establecemos contratos morales y físicos que nos obligan a cumplir con una serie de condiciones en un determinado periodo de tiempo. Nacemos con la condición de vivir. Vivimos con la condición de convertirnos en personas hechas y derechas, con un trabajo, una ilusión, una casa, y tiempo libre para nosotros mismos. Sin embargo, cada una de estas acciones requiere de acuerdos que dejen constancia de las condiciones bajo las que vamos a vivir. Contratos laborales, contratos de arrendamiento de vivienda, contratos de servicio a clientes, etc.

Aunque esta es una reflexión muy lógica, la tecnología está transformando la manera en que firmamos y cumplimos con estos contratos, como parte directa de ellos. Es un fenómeno que sucede a través de los Smart Contracts, o contratos inteligentes, que tienen la capacidad de cumplirse automáticamente después de que las partes acuerden los términos. Son auténticos programas informáticos escritos bajo un código virtual, un software programado para realizar una tarea de acuerdo a las instrucciones previamente introducidas.

En España, este fenómeno se va convirtiendo, poco a poco, en una tendencia gracias a la tecnología blockchain y el Internet de las Cosas (IoT). A lo largo de este post vamos a mostrar algunos ejemplos de ello. ¿Preparado? Si al final te quedas con alguna duda, pregúntanos sin compromiso. Para eso estamos.

3 ejemplos de Smart Contracts en España

Aunque para muchos sigue siendo una tecnología desconocida, en pleno 2020, la tecnología blockchain ya se ha convertido en un fenómeno avanzado. Su aplicación ya no solo es visualizada en el sector financiero a través de las criptomonedas, sino que ya se está aplicando en otros sectores, como: automoción, salud, industria, Administración Pública, turismo, etc. Es la prueba de su crecimiento y proliferación en la sociedad.

A continuación, vamos a mostrarte algunos ejemplos de la aplicación de contratos inteligentes en España:

  • Mercado inmobiliario.

Ya se estudia la posibilidad de aplicar la tecnología blockchain en el sector inmobiliario por una razón: mejora la intermediación y la seguridad jurídica. Hoy en día, la mayoría de las propiedades son administradas a través del papeleo manual y programas que no se integran correctamente, de manera que la información no es 100% accesible y corre el riesgo de ser perdida. Con el uso de Smart Contracts, todo el proceso de administración podría llevarse a cabo de una forma segura, rápida y transparente.

Por ejemplo: el uso de una aplicación descentralizada que usa contratos inteligentes permite al arrendatario y propietario firmar el contrato de forma digital. En él quedan incluídas las condiciones del precio del alquiler, la frecuencia de pago y otros detalles. Un ejemplo de este fenómeno es BrickEx, una startup que utiliza la cadena de bloques como plataforma abierta y descentralizada en el intercambio de propiedades.

  • Casas de apuestas.

Imagina que apuestas 300 euros a que un equipo de fútbol va a ganar. Y mientras, un amigo apuesta la misma cantidad con su equipo favorito. La cantidad será controlada por un contrato inteligente, y cuando el partido finalice, el contrato será el encargado de verificar quién es el ganador, a quién le pertenece el dinero y dónde depositarlo. Este proceso automático es tan rápido y efectivo, que algunas casas de apuestas ya lo están aplicando, como BetMatch, una casa de apuestas descentralizada que combina el modelo clásico con la tecnología blockchain.

Sus principales características son: elimina la influencia del factor humano y terceras personas, garantiza la transferencia de los pagos y su transparencia. El auge de las apuestas con blockchain está cobrando cada vez más sentido, ya que gracias a las cualidades de seguridad y descentralización, solo las personas interesadas pueden acceder, cumpliendo con la normativa y evitando el acceso de menores de 18 años.

  • Sector jurídico.

Los contratos inteligentes también forman parte del ámbito jurídico, ya que pueden establecer las metodologías que los despachos necesitan para mejorar la gestión de los riesgos legales y cumplir con las distintas normativas por las que se rige la empresa.

La propia Ley 34/2002 de 11 de julio, ya establecía las bases del comercio electrónico y la sociedad de la información, subrayando que estos contratos producen consecuencias previstas por el ordenamiento jurídico cuando concurrieran el consentimiento y el resto de requisitos.

De esta forma, la tecnología blockchain se ha convertido en un arma perfecta para acreditar la existencia de un acuerdo de voluntades.

Otras aplicaciones de los contratos inteligentes

No creas que estas son las únicas aplicaciones de la tecnología blockchain en la sociedad. Los ciudadanos estamos, poco a poco, notando su presencia en nuestra vida diaria. Imagina que compras un coche en renting, y en un determinado momento se te olvida pagar una cuota. Gracias al Smart Contract, el coche podría no arrancar, ya que estaría programado para que esto sucediera si no se cumple con las condiciones expuestas en el acuerdo.

Los contratos inteligentes en España ya son una realidad jurídica que se aplica desde hace tiempo, aunque han ido ganando importancia con el descubrimiento de la blockchain y el bitcoin. Es la tecnología que los respalda, y gracias a ella, los contratos inteligentes se han convertido en acuerdos de efectos jurídicos autoejecutables de forma autónoma.

Los servicios financieros y bancarios también son parte de esta realidad, ya no solo por su presencia en la tecnología blockchain, las transacciones, los préstamos entre particulares, etc., sino también porque pueden controlar los impagos. Imagina que eres un banco y una persona ha incumplido una serie de pagos de su hipoteca sin aviso previo. En esta situación, el banco podría codificar un contrato inteligente que imponga las reglas y condiciones.

“Hoy, el blockchain se ha convertido en lo que era Internet a mediados de los noventa: la mayoría ha oído hablar de él, pocos saben cómo funciona realmente, pero todos tienen una opinión al respecto”.

Proceso de desarrollo de una aplicación

Escrito por Silvia Solera

Redacción de contenido como punto de contacto con la realidad. Graduada en Periodismo y en Máster de Investigación en Periodismo: Discurso y Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid. Dispuesta a adoptar nuevos conocimientos y a cultivar raíces en una nueva oportunidad: Occam Agencial Digital, donde el contenido adopta una etiqueta crucial: valor.

Descarga nuestro eBook

Nueva llamada a la acción

Artículos recientes